En “A primera hora” se habla sobre un bulo relacionado con Juan Rejano, que fue acusado de asaltar unas oficinas (23 Febrero 1950) (*Hay una divertida errata en el escrito que es aclarada al día siguiente)